Max empieza a recuperarse y en Zakouma le espera un nuevo hogar

 

El elefante Max, el huérfano de diez meses y ciento cincuenta kilos, cuyo rebaño fue asesinado hace unas semanas en la frontera entre Chad y Camerún, está en la segunda semana en la custodia de voluntarios en Beré. Sus principales rescatadores – el piloto Gary Roberts de EE.UU. y su esposa Wendy – le cuidan de día y noche, y finalmente tienen un refuerzo, una experta de elefantes de Malawi, Jenny. Mediante la observación de elefantes en sus habitats naturales, se descubrió que los bebés elefantes pasan los primeros años el 90% del tiempo muy próximos a sus madres. Tratamos de simular para Max las condiciones naturales tanto como es posible y así no lo dejamos ni un minuto solo. Jenny va aún más allá y en su presencia siempre está en “cuatro patas”!

02

La masacre de decenas de elefantes en Chad sobrevivió sólo un pequeño elefante. ¿Cómo fue su rescate? Y que es lo que le espera?

A Chad llegué en mi bici de la República Centroafricana, a pocos días después de una gran masacre de elefantes. De la noticia informó incluso una página de prensa checa y yo mismo me entere gracias a esas páginas, cuando después de muchas semanas sin internet llegue al pueblo Sarh. El mensaje cambió mis planes y mi llegada al parque nacional Zakouma tuve que posponer unos días. Cueste lo que cueste, quería llegar al lugar donde ocurrió la tragedia. Se trataba de “sólo” unos 400 km al oeste de mi posición, entonces no esperé nada y de inmediato la mañana siguiente fui en camiones y después motocicletas al oeste, a la frontera con Camerún. Durante el día estaba investigando las coordenadas exactas de la masacre y también obtuve contacto al piloto Gary, que justo estaba volando en el área y trataba de explorar toda la situación. Por la tarde me envió un mensaje: “En el área hay también un pequeño elefante. Estamos tratando de salvarlo! Ven!”

Primera prueba de esfuerzo: por las carreteras arruinadas de tres países tras los elefantes (!)

La etapa de la ruta entre Abong-Mbang camerunés y Mbomo en Congo no parece en el mapa en cualquier forma exigente. Unos 750 kilómetros en superficie buena de las carreteras se podría hacer en una semana. Es lo que también planeaba. Pero… el hombre propone, África cambia! Con todas las demoras y desvíos finalmente me tomó un mes y llegué al parque Odzala-Kokoua para Navidad.

Todo empezó en Camerún: elefantes, montañas, Pigmeos

Camerún considero mi segundo hogar. En uno de los más diversos países de África, sólo una corta distancia al norte de la línea ecuatorial, he pasado más de medio año y he recorrido el país en todas direcciones. Por lo tanto, Camerún se había convertido en el punto de salida de mi expedición a través de África central de un año. Mi bici en el principio dejé segura en una caja de transporte en casa de mi amigo en la capital Yaoundé y con un grupo de jóvenes voluntarios checos y eslovacos nos trasladamos con el transporte local hasta el norte del país. Antes de la expedición en bicicleta, quería visitar a mis queridos de Camerún y hacer varias “viajes de negocios” ya dentro del proyecto Save-elephants.

Powered by WordPress | Designed by: SEO Consultant | Thanks to los angeles seo, seo jobs and denver colorado